Menú principal

La alimentación en el embarazo

alimentación en el embarazo

Lleva una dieta equilibrada es sumamente importante en todas las etapas de la vida, pero cobra especial relevancia durante la gestación. Y es que, durante esos meses, es esencial aportar los nutrientes necesarios al organismo de la madre y, a través de él, al del niño. Controlar la alimentación en el embarazo es fundamental para evitar trastornos en la salud. Asimismo, no consumir los productos adecuados eleva las posibilidades de que el parto se adelante, con el consiguiente aumento del riesgo para el bebé.

La información es, en este aspecto, primordial para las mujeres. Por este motivo, es aconsejable consultar páginas como LetsFamily, que ofrecen numerosos datos y consejos de gran utilidad para las futuras madres. Apuntes como que los especialistas recomiendan a las mamás que su dieta diaria incluya unas 300 calorías extra diarias. Sin embargo, es vital que esta dosis complementaria venga de alimentos bajos en grasas y azúcares y que, en cambio, sean ricos en proteínas.

Más calorías

El incremento de las calorías en la alimentación durante el embarazo debe realizarse de manera gradual. En los tres primeros meses, la futura madre debe ingerir en torno a 1.800 calorías, cifra que debe aumentarse hasta las 2.400 en el último trimestre de la gestación.

No sólo es importante que las mujeres embarazadas tomen alimentos sanos, sino también incrementar la ingesta de líquidos. En este punto, es conveniente subrayar que deben limitar los zumos y los refrescos, ya que contienen demasiado azúcar. El agua es la mejor opción. No obstante, la alimentación en el embarazo no tiene por qué ser aburrida. De hecho, lo mejor es que las gestantes tomen productos de todos los grupos cada día. En concreto, unas diez unidades de cereales, pan y pasta; diez de frutas y verduras; tres de lácteos, y otras tantas de carne, pescado y huevo.

Como es lógico, las mujeres que estén encinta tienen que desterrar de su dieta ciertos alimentos. Es el caso del alcohol, una sustancia muy perjudicial que puede causar anemia en las futuras mamás y problemas cognitivos y diversas malformaciones en los bebés. En cuanto la mujer conozca la noticia de su embarazo, debe interrumpir, de inmediato, el consumo de bebidas alcohólicas. Asimismo, las carnes procesadas tampoco son aptas durante los meses de gestación. Y es que los embutidos son muy peligrosos en el embarazo, puesto que pueden transmitir la toxoplasmosis a las mamás.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>