Menú principal

¿Cómo cuidar la piel del frío?

cuidar la piel del frío

En especial para las pieles más sensibles, el paso del verano al otoño y la caída de las temperaturas puede provocar ciertos problemas. Hay una serie de consejos para cuidar la piel del frío y sus efectos, tanto por fuera como por dentro. Hoy, en ChicaNauta, te los mostramos.

Vigila las zonas más expuestas

Por razones obvias, el cuello, la cara y las manos son las partes de tu anatomía más expuestas a los efectos del frío sobre la piel. Por eso, especialmente en los meses más fríos, tienes que hidratarlas con cremas especiales a tal efecto o, asimismo, empleando productos naturales como los productos de aloe vera. Puedes preguntar en tu farmacia o parafarmacia por los productos más aconsejables, así como por los factores de protección que más se amoldan a tu tipo de piel.

Evita los cambios bruscos de temperatura

La Asociación Española de Dermatología aconseja que nuestros hogares no estén a una temperatura excesiva, ya que los saltos bruscos de temperatura son muy negativos para la piel, ya que contribuyen a resecarla. A medida que se recrudece el otoño, la asociación estima que mantener la temperatura interior del hogar en 20-22 grados es más que suficiente. Así, además, también evitarás que tu factura de climatización se dispare de manera innecesaria. También es recomendable que, pese a lo que te pida el cuerpo, no te bañes o duches con agua muy caliente y durante mucho tiempo. Son mejores para la piel duchas breves y con agua templada.

Cuídate por fuera y por dentro

Tan esencial como cuidar e hidratar nuestra piel por fuera es hacerlo por dentro. Por lo tanto, es necesario que bebas abundante agua y tomes alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, como por ejemplo frutas y verduras. No olvides que el agua es el principal componente del que está hecha nuestra piel.

Abrígate bien

Procura vestirte con ropa abundante y, como las cebollas, por capas. Así podrás estar perfectamente resguardado del frío exterior y no pasarás calor excesivo al entrar en una tienda, un bar o el interior de un edificio.

Cuidado con los labios

Nuestros labios tienden a agrietarse y sufrir especialmente los efectos del frío por resecarse en exceso. Al contrario de lo que suele pensarse, pasarse la lengua por ellos es contraproducente. Lo que tienes que llevar a mano siempre que puedas es vaselina o crema de cacao hidratante para los labios. Así crearás una película de protección frente al frío y, paralelamente, evitarás que se resequen.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>