Menú principal

¿Cómo son las españolas infieles?

españolas infieles

Hace años, en España los hombres ganaban el pan con el sudor de su frente, regían en el hogar, enseñaban disciplina a los hijos y, en muchos casos, echaban una ‘canita al aire’ por los servicios prestados, sin que esto fuera especialmente mal visto. La mujer, en esto como en muchas cosas, quedaba relegada al papel de simple observadora. Sin embargo, el rol de la mujer en la sociedad ha ido ganando peso (aunque todavía queda trecho por andar). También en el capítulo de las aventuras extramaritales y fuera de la pareja. El fenómeno de las españolas infieles a sus parejas no es un tabú y es una práctica tan positiva, negativa o inocua como la que protagonizan los hombres.

Desde la American Sociological Association se apunta, en base a estudios realizados en las universidades de California y Southern California, que el 67% de las mujeres de entre 35 y 45 años que son infieles a sus parejas lo hacen por una búsqueda de sexo satisfactorio y pasión. En este sentido, siempre según lo que establece el mencionado estudio, las féminas tienden a ser infieles a sus parejas con una única persona, rasgo que diferencia la infidelidad femenina de la masculina. Además, la gran mayoría de las mujeres que participaron en esta investigación recalcaban que no deseaban, en ningún caso, separarse de sus parejas estables, pese a todo.

El perfil de la infidelidad femenina

¿Qué buscan y anhelan las mujeres que son infieles a sus parejas y, en esos casos, cómo lo hacen? En los últimos años se han popularizado extraordinariamente las webs de citas o contactos extramatrimoniales, tales como Ashley Madison o Gleeden. Ésta última, en concreto, tiene más de 100.000 usuarias en España. De acuerdo con las bases de datos que manejan estas firmas, las mujeres que tienen aventuras fuera de sus parejas en España responden a un perfil concreto: tienen entre 35 y 50 años y son de clase media-acomodada, trabajando la mayoría en puestos ejecutivos y de dirección.

Según los expertos, la infidelidad de las mujeres españolas se diferencia de la de los hombres, en el sentido de que ellos suelen ser más aficionados a las relaciones short term, es decir, aventuras acotadas en el tiempo y de duración no superior a los dos meses. Por el contrario, las españolas prefieren una mayor estabilidad, también en sus flirteos extraconyugales.

En la mayoría de los casos, el tamaño de la ciudad de residencia influye en la tendencia, mayor o menor, a la infidelidad. Y es que la mayor parte de las mujeres que, de acuerdo con las investigaciones antes mencionadas, son infieles, viven en ciudades de más de 300.000 habitantes. En este caso, la razón es obvia y tiene que ver con la discreción y el miedo al qué dirán, tan presente en nuestra sociedad.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>