Menú principal

Consejos para proteger tu piel del frío

cremas de farmacia

Cuidar nuestra piel en invierno es muy necesario, ya que el frío y la humedad pueden ponerla en jaque. Hoy te vamos a plantear una serie de consejos para que lo hagas de manera eficaz y responsable.

Hidrátate

Para mantener una piel tersa, suave y sana, independientemente de la época del año en que nos encontremos, la hidratación es fundamental. En este sentido, bebe abundante agua para asegurar que tu piel está en perfecto estado de revista.

Vigila la temperatura

Mantener una temperatura en interiores de unos 20 grados, así como unos niveles de humedad relativa de entre el 50 y el 65% nos ayudará a que el ambiente no se reseque en exceso, lo que podría afectar a nuestra piel.

Apuesta por cremas de farmacia naturales

Cada vez más establecimientos farmacéuticos ponen en valor conceptos como el respeto al medio ambiente y al entorno. En Farmacia del Alba, por ejemplo, se pueden adquirir cremas de farmacia de elaboración propia, a precios más que competitivos. Desde este establecimiento se defiende una elaboración “100% natural” que, además de ofrecer eficacia en el cuidado de la piel, también aporta valores de sostenibilidad y respeto por los recursos naturales.

En este sentido, incluso los recipientes de cristal violeta en los que Farmacia del Alba envasa sus cremas de farmacia están diseñados ex profeso para evitar que la penetración de los rayos del sol afecten a las propiedades de sus productos.

Huye del contraste térmico

Pasar del frío y la humedad exterior a un ambiente cálido y seco de repente puede causar estragos en nuestra piel. Los días de frío tápate adecuadamente, para que tus manos y rostro (es decir, las partes de tu cuerpo más expuestas) no experimenten un gran contraste térmico al pasar de exteriores a interiores.

Si, además, tienes piel reactiva, tendrás que utilizar cremas de farmacia hidratantes específicas, para evitar que el frío enrojezca e irrite las partes de tu cuerpo más desprotegidas. En esta línea de huir de los extremos, en invierno sabemos que pegarnos un baño o ducha muy caliente es algo muy ‘goloso’. Sin embargo, trata que el agua, más que caliente, esté tibia, para que tu cuerpo no perciba un contraste térmico excesivo.

Trata a tu piel con suavidad

Tanto a la hora de aplicarte cremas como de secarte tras una ducha, no frotes demasiado intensamente tu piel, ya que incrementas su desgaste.

Somos lo que comemos

Además del agua, lo que bebemos y comemos juega un papel fundamental en el cuidado de nuestra piel. Si quieres cuidarla deberás huir del alcohol y el tabaco, así como comer frutas y verduras, evitar los productos industriales y aumentar la ingesta diaria de fibra.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>