Menú principal

El acoso laboral a las mujeres en España

acoso laboral a las mujeres en España

De acuerdo con los datos que maneja la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, aproximadamente el 77% de las mujeres en el viejo continente que ocupan puestos de responsabilidad o que se encargan de la gestión de equipos en su puesto de trabajo han sufrido episodios de acoso laboral de mayor o menor intensidad en algún momento.

Ni la búsqueda de la productividad, ni las filias y fobias personales, ni el deseo de hacer rendir más a un empleado… nada justifica la práctica del acoso laboral o mobbing en el trabajo (http://es.wikipedia.org/wiki/Acoso_laboral_%28Espa%C3%B1a%29 ). Esta práctica se define como el ejercicio del hostigamiento psicológico frecuente (todas las semanas) y que se desarrolla a lo largo de más de seis meses. El objetivo es desarmar psicológicamente al trabajador, lograr que abandone su puesto de trabajo o conseguir en él una reacción.

Muchos expertos sitúan el repunte del acoso laboral en España en el 40% desde que comenzara la crisis, pese a que los casos denunciados se habrían reducido, precisamente, por el efecto disuasorio que la coyuntura económica ha tenido, ya que muchos profesionales optarían por no denunciar ante la posibilidad de ver peligrar su trabajo. Las mujeres, por ciertos vicios ancestrales que se conservan en el mercado laboral, tienden a ser objeto de más episodios de este tipo, especialmente cuando, como veíamos al principio de este post, llegan a puestos de cierta ‘visibilidad’ o responsabilidad.

En este sentido, hay algunos indicios, señales o signos de alarma que nos pueden servir de aviso para saber si estamos siendo objeto de un caso de acoso laboral:

–          Se evidencia públicamente una diferencia en el trato o en la relación entre el acosado y otros compañeros de trabajo.

–          Agresiones verbales y tono de voz exacerbado cuando el acosador se dirige al objeto del mobbing.

–          Sobrecarga de trabajo.

–          Se omiten ciertas informaciones acerca del desarrollo del trabajo  para poder inculpar al trabajador en caso de que las tareas salgan mal.

Otra señal que puede indicarnos que estamos siendo protagonistas indeseados de un episodio de acoso laboral es la continuada disminución de nuestras responsabilidades y la clara asignación de tareas que no se corresponden (por defecto) con nuestro cargo, titulación o nivel de experiencia en la compañía.

Entre las estrategias que puedes desarrollar ante uno de estos casos de acoso en la empresa están:

–          No aislarte del resto de tus compañeros y proyectar una imagen de eficiencia, afabilidad y compañerismo. Un personal branding correcto en el trabajo hará aún más evidente la mala praxis del acosador.

–          No te calles: es decir, comunica la situación a los responsables de recursos humanos o al comité de empresa.

–          Documenta en la medida que puedas las agresiones de las que seas objeto.

–          Trata de afrontar el hostigamiento, pero sin caer en un comportamiento pasivo, victimista o, por el contrario, violento.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>