Menú principal

El ictus ya es la primera causa de muerte femenina

ictus

El ictus son las enfermedades cardiovasculares más frecuentes en nuestro país. De hecho, son la primera causa de muerte entre las mujeres. Estamos también ante la principal causa de incapacidad, pues los estudios determinan que en casi la mitad de los casos los afectados no pueden desarrollar ninguna actividad profesional posteriormente a haber sufrido un episodio.

El Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN distingue entre diferentes clases de ictus:

–          Ictus trombótico: causado por un coágulo de sangre.

–          Ictus embólico: también causado por un coágulo, pero alejado de la zona cerebral.

–          Ictus hemodinámico: por descenso de la presión sanguínea.

–          Hemorragia intracerebral: una arteria cerebral profunda que se rompe.

–          Hemorragia subaracnoidea: localizada entre la parte interna de la zona craneal y la superficie cerebral.

Curiosamente, las mujeres presentan mayores índices de mortalidad por ictus cerebral, pese a que los hombres, en casi todas las fases de la vida, suelen ser más propensos a padecer estos accidentes cerebrales.

Otros factores de riesgo son la edad (pasados los 60, las posibilidades de padecer estos problemas crecen) y los antecedentes familiares. Entre los factores de riesgo, digamos, externos, se sitúan la hipertensión, los problemas relacionados con la apnea del sueño, la diabetes o el consumo excesivo de alcohol.

Síntomas del ictus

Tanto en mujeres como en hombres, los síntomas que pueden alertarnos de estar sufriendo un ictus son similares:

–          Paralisis en el rostro.

–          Pérdida súbita de fuerza en brazos o piernas.

–          Dificultades en la dicción.

–          Pérdida de equilibrio, desorientación o falta de coordinación.

–          Mareos y dolores de cabeza anormalmente intensos.

–          Visión borrosa (o, directamente, pérdida de visión) en uno o dos ojos.

Prevención del ictus cerebral

La Fundación Mutua Madrileña recomienda, de cara a prevenir el ictus cerebral, mantener unos niveles de presión arterial no superiores a 140/90 mm HG, vigilar las alteraciones cardíacas tales como las arritmias, reducir los niveles de colesterol, evitar el tabaco, el consumo excesivo de alcohol y el sedentarismo.

Asimismo, los expertos también recomiendan mantener unos niveles adecuados de azúcar en sangre.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>