Menú principal

Síntomas de la depresión postparto

Las emociones, después de una experiencia tan intensa como el parto, están a flor de piel. Pasar por un episodio de estas características despierta sentimientos tanto positivos como negativos. Si bien es normal esta sensibilidad justo después del alumbramiento, será necesario recurrir al especialista en caso de que esta situación se prolongue. Y es que lo más probable es que la mujer padezca depresión postparto si los síntomas persisten después de dos semanas.

¿Cuáles son los indicios de esta enfermedad? Es importante distinguir entre las conocidas como tristezas de la maternidad y la depresión postparto. Las primeras se deben a los fuertes cambios normales que sufre el cuerpo de la madre y a los ajustes que tiene que hacer para encarar esta etapa inédita de su vida. Según los estudios científicos realizados en este ámbito, se calcula que ocho de cada diez nuevas madres siente estas emociones, que desaparecen por sí solas al cabo de unas semanas.

No obstante, cuando la mujer manifiesta estos sentimientos (llanto, ansiedad, frustración, cansancio…) un mes después de haber dado a luz puede que padezca depresión postparto. Los síntomas son muy parecidos a los de la depresión convencional: deseo de soledad, irritabilidad, problemas para dormir, baja autoestima, dificultades para concentrarse, etcétera.

Los científicos han investigado ampliamente esta patología. De hecho, se ha establecido una graduación, denominada Escala de Edimburgo, para diagnosticar esta enfermedad en función de los síntomas que relatan las mujeres afectadas. Entre un 10% y un 15% de las madres recientes pasa por este trance. Entre las causas, los médicos señalan, además del aspecto hormonal, factores sociales y psicológicos.

Asimismo, existen una serie de condicionantes que hacen que ciertas mujeres sean más propensas a padecer depresión postparto. Haber sufrido patologías durante el embarazo, el tipo de parto, la edad de la mujer y su nivel socio-cultural son algunos de los parámetros que pueden influir en la manifestación de esta enfermedad.

El aspecto más negativo de esta clase de depresión es que puede causar problemas en la relación de la madre con el bebé. Las trabas para cuidar del niño pueden llegar a ser muy intensas. La mujer puede sentirse incómoda si se queda a solas con su hijo, puesto que esta situación le genera mucho estrés o tiene resentimientos hacia él.

Pueden existir complicaciones, de las que se ha debatido mucho en foros especializados, como Joven Bebé. Por ello, es sumamente importante que la nueva madre acuda a un especialista si los sentimientos negativos perduran.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>