Menú principal

Trucos para evitar las manchas faciales

manchas faciales

Si os hablamos de melasma, probablemente nada se os venga a la mente. Sin embargo, si os decimos que nos referimos a las antiestéticas y molestas visualmente manchas faciales, probablemente muchas de vosotras estaréis torciendo el gesto mientras leéis estas líneas. Aunque nadie está libre de su aparición, las manchas faciales afectan más a las mujeres. Desde la sobreexposición al sol al embarazo, hay un buen número de causas que pueden motivar su aparición. A continuación hacemos un repaso de sus causas, naturaleza y tratamiento.

Condicionantes

Los cambios en los niveles de estrógenos y alteraciones hormonales que se producen en el embarazo son, como apuntábamos, una causa posible que explica éste fenómeno cutáneo. Otros condicionantes suelen ser una sobreexposición al sol, condicionantes genéticos, ingesta de pastillas anticonceptivas y antecedentes familiares o incluso estrés.

En este caso, estamos ante un fenómeno que es asíntomático. La aparición de manchas de color marrón claro es la única pista que nos alerta de su aparición. El diagnóstico se suele realizar empleando la conocida lámpara de Wood, que emite luz ultravioleta de manera que se hace más sencilla la detección de los excesos de melamina en la piel.

Diversas estadísticas establecen que hasta 8 de cada diez mujeres que emplean tratamientos hormonales no sufren problemas de manchas faciales, lo que conduce a los especialistas a pensar que su aparición se debe más a los mencionados factores genéticos y a la toma excesiva de baños de sol.

Tratamiento

Con frecuencia, el melasma desaparece semanas o meses después, una vez que las causas que motivaron su aparición se desvanecen. No obstante, si éste persiste es recomendable que la mujer acuda al especialista. Hay una serie de productos que se han mostrado muy eficaces en su tratamiento, tales como las cremas a base de corticoesteroides, la tetrinoína o la hidroquinona y los productos con ácido azelaico.

La microdermoabrasión (eliminar las capas exteriores de la piel para “erosionar” el exceso de pigmento) o el láser de baja potencia también son procedimientos que ofrecen grandes resultados en caso de que el problema persista. Del mismo modo, si el especialista determina que tratamientos hormonales o anticonceptivos están detrás de la aparición del melasma, se recomendará (si es posible) su interrupción.

Pese a lo anteriormente mencionado, los tratamientos frente al melasma se orientan más a mitigarlo que a hacerlo desaparecer pues, especialmente en el caso del melasma facial, sólo uno de cada diez casos llega a desaparecer por completo.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>