Menú principal

Una belleza natural y sostenible

belleza natural

La novelista estadounidense Susan Sontag decía que ser bella no es necesariamente algo malo sino que “la obligación de serlo” es lo que convierte la belleza en algo superfluo y accesorio. Siempre que la necesidad de estar lo más guapas posibles sea un objetivo que nos marcamos de manera autónoma, sin condicionamientos sociales o de otro tipo, no hay nada de malo en buscar estar a gusto desde fuera como complemento a lo que llevamos dentro.

Las tendencias en belleza femenina cambian constantemente, desde propuestas más recargadas a otras más discretas. Lo que está claro es que los productos de belleza e higiene ocupan una parte importante del gasto mensual de las españolas.

Pero, ¿cuánto exactamente? Estamos ante una cuestión difícil de aseverar. Hace cierto tiempo el diario británico Daily Mail publicaba una información en la que se cifraba en torno a 73.000 euros lo que las británicas gastaban a lo largo de su vida en cosméticos (desmaquilladores, cremas hidratantes, toallitas…). Por otro lado, la popular web de citas y relaciones eDarling situaba en 25 euros el presupuesto mensual de las españolas en cosmética y belleza. Una parte de este presupuesto se destina, cada vez más, a productos naturales y libres de químicos frente a otras alternativas.

Una belleza natural y concienciada

Al igual que en la moda o la alimentación, lo ecológico en la belleza y cosmética no es sólo una “etiqueta” que queda bonita en los productos de nuestras estanterías para tranquilizar nuestras conciencias. Cada vez son más las mujeres que buscan productos de belleza que, además de aportar resultados, representen una auténtica apuesta por la sostenibilidad.

Fruto de este creciente interés nacen iniciativas como Ecoestética. Este proyecto, auspiciado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y desarrollado por la Asociación Vida Sana busca crear y consolidar empresas o negocios en el sector de la higiene, la belleza y la cosmética apoyadas en la sostenibilidad y el empleo de materias primas naturales y ecológicas. Desde la asociación se celebra la “gran aceptación” de estos productos por parte del público. El siguiente paso sería su implantación en el terreno profesional de manera decidida.

Taller Amapola, Rahua, Studio 78 o Adonia Natur son algunas de las marcas que más firmemente han apostado por hacer de la cosmética ecológica una alternativa a otros productos menos naturales. La transición de estos cosméticos desde los circuitos “artesanos” y especializados a los grandes canales de distribución puede estar más cercana de lo que parece.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>